Slow Cities. Begur, yo también estuve allí.

Todo empezó en la Plaza de España (Roma, 1986), el periodista Carlo Petrini descubre que han abierto un conocido restaurante de comida rápida en el histórico enclave y algo se remueve en su interior. Piensa que se han traspasado todos los límites y funda el movimiento Slow Food.

A partir de ahí aparecen aplicaciones en otros ámbitos de nuestra existencia como la salud, el trabajo, la educación o el ocio. Finalmente en 1999 surge el movimiento CittaSlow y con él la idea de que el desarrollo de las ciudades se puede basar en la mejora de la calidad de vida.En 1999 surge el movimiento CittaSlow.

Slow Cities
slow cities

Partiendo de esa idea aparece el concepto de Slow Cities o “ciudades lentas”

Slow Cities

Ciudades de menos de 50.000 habitantes, ubicadas en cualquier parte del mundo, muy diferentes entre sí pero unidas por un objetivo común: mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos a partir de propuestas vinculadas con el territorio, el medio ambiente o las nuevas tecnologías.

Las Slow Cities buscan soluciones que den la posibilidad a sus ciudadanos de usar y disfrutar de su propia ciudad simple y fácilmente, en ellas impera el equilibrio entre modernidad y tradición de forma que conviven la sabiduría del pasado con las oportunidades tecnológicas y las soluciones de vanguardia.

Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *